Impide Fuentes Indeseables


IP Address
by Tejji

lunes, 26 de enero de 2015

Sinning (in the feminine) against the Holy Ghost

Taken from: http://exorbe.blogspot.mx/2015/01/pecando-en-femenino-contra-el-espiritu.html

Translated from the Spanish by Roberto Hope

To us Catholics, this aberration (see http://www.abc.es/sociedad/20150126/abci-iglesia-inglaterra-primera-obispa-201501261657.html) affects us by contagion of proximity and confusion, product all this of the disgraceful second-vaticanist ecumenicism, which very soon degenerated into an exaggerated benignity and gullibility the size of the Roman Cloaca Maxima, capable not only of hobnobbing and getting friendly with what is most traditionally anti-catholic, but also of propitiating and engendering the monstrous interreligious cohabitations in Assisi.

That is how we can witness so unimaginable scenes as watching the Pope greeting with a profusion of fondness a female wearing a clerical attire, who is the president of I know not what, of heretics of I know not where.  The photo accompanying the article is of yesterday's, in San Paulo Fouri le Mura, where they were praying together for unity.

Yesterday evening the Pope was praying for the unity of Christians in Saint Paul Outside the Walls; today a sacrilegious attempt has taken place against such spectral unity.  It looks like an aberrant, irreverent parody, but at last, the original Anglicans, those born out of that unsatisfied swine Henry VIII Tudor, have consummated the horrendous sin of ordaining a female bishopess, an ambitious female with an irrepressible craving for clerical power. May God save us from the Queen and her female bishopesses.

The problem is one of faith, of loss of the Catholic, Apostolic faith. The problem is an ecclesiological, theological one.

It needs not mentioning that if I pray for the union, I pray first for the conversion and repentance and the spiritual healing of heretics and schismatics.  Even though I see it more and more impossible, given their false will, demonstrated in the perversions such as that which I comment in this article.

Anglicans attempt against the priesthood with full irreverence because they don't know what is what they have never had: A priestly hierarchy.

We Catholics remain silent... or approve, consent or dissimulate because we are ceasing to believe in the Sacrament of Holy Orders, its effects, and its consequences.  That is why there are already dis-Catholics who find it all right to ordain women, we also have degenerate nuns which claim it as a 'right', there are even not-so-Catholic bishops who are 'open' to this sacrilegious idea.

To put it in context, I must say that not being a church and not having the faculty of conferring the Sacrament of Holy Orders, what they have done in York this morning is an improper, clericaloid, heretical, blunder, even though they have clothed it with all of Great Britain's pomp and circumstance. But sin there is indeed because in addition to subsisting in the original heresy of the murky foundation of that Anglican confession, the participants, the woman and her complacent co-hierarchs are neither ignorant nor innocent.  What the opinion is of the supreme visible head of the Anglicans, which is the Queen, nothing is known.  We intuit that as long as the Crown is not put at risk, the Queen will sign anything, wherever she has to sign and will stamp her royal seal, without getting into further complications.  If only one dissenting cleric has raised his voice against, and the rest of those attending have approved and the public has applauded, the Queen will graciously consent and turn the page, since the surviving thrones are not in a condition to suffer religious scruples. Doctors, besides, there are many in Oxford and Cambridge which may be able to discern. Oh no! But what does it matter if the rite turns out to be politically, feministically correct, in accordance with the fashion.

I am among those who believe and hope and do not swallow the poisonous pill, no matter how much they edulcorate it with the sweet syrup of ecumenism.

I am among those who still hope that, like that Anglican cleric who raised his protest, some Catholic bishop who, conscious of his sacred episcopal-hierarchical munus, will distance himself from the silent episcopal herd and condemn and declare that aberration of the pseudo ordinations of Anglican females, to be a sin against the Holy Ghost. A pastor who, not more, not less, will spot the wolf and strip it off of its deceiving ecumenical lambskin.

domingo, 18 de enero de 2015

Terrorism of the Anti Christ

On the Attack in Paris


By Alberto Elías
Taken from: http://www.guionreal.com/terrorismo-del-anticristo--sobre-el-atentado-de-paris/
Translated from the Spanish by Roberto Hope

At this moment in history, certain terrorist acts always have hidden intentions, very well thought out by their intellectual authors. Those are savage acts, the executors of which are often mere instruments of others. The latter are well hidden, physically far from the site of the tragedy, but taking good note of the popular reactions. It is because these massacres form part of  the device which serves them to manipulate consciences, guide public opinion and drive societies in the direction the world´s jailkeepers have thought out.

What do those who have conceived, programmed and directed from afar the Paris attack against the Charlie Hebdo weekly pursue?

Very simple. What they intend to do is to keep deforming consciences so that any protest against blasphemies or against anything sacrilegious becomes associated with terrorist acts in the minds of the masses.

The collective conscience, by dint of shocks, ends up not being able to distinguish the saints from the assassins.

The man in the street, horrorized by the criminal brutality of the Paris massacre, finds himself, without noticing it, driven to accept, more and more every day, a “liberty of expression” which includes the power to mock all sacred things. To offend grossly the religious beliefs of others is turned into a right; this one, of course, really sacred. To smear sacrilegiously the divine persons, the Mother of God, or the saints becomes an exercise protected by law. And those who dare raise their voices against these mockeries even if done with the utmost respect, will find themselves assimilated with the most dangerous terrorism.

What is intended is to discredit, sprinkle with blood and in the end proscribe, is the attitude defending the sacred, while profanations become generalized. The mere deference to God — not even adoration — will end up being persecuted in our societies.

The carnage in Paris has all the appearance of having been programmed to erode the image of the most committed Catholicism before public opinion.  Peaceful resistance, such as that of Argentinian youth against profanation of the temples, or the street prayer and protest vigils of French Catholics on their knees, with lit candles, are intended to be tagged as suspect, and not well seen by a manipulated public opinion.

Indeed, the way of the Impious Man, the Son of Perdition, the Adversary who rises himself above anything that carries the name of God or is the object of cult (Cfr. 2 Tes 2, 3-4) is being prepared. And the acolytes of this tyrant disguised as a humanitarian pacifist are in a hurry to criminalize believers before the eyes of the masses, because the only “belief” that very soon will be proposed to the peoples is the unhealthy and seductive falsification of man and of love.

Fortunately this eagerness and these sanguinary attacks are indications of the anger that governs the sectarian leadership which has been unable to make its desired public presentation of that deceiving character. Christian resistance is much stronger than what they had expected. Especially in France, Catholic people have been exhibiting wisdom as much as courage at the time of publicly defending their religious convictions.

The most radical muslim groups are, on the contrary, an instrument which is easy to manipulate.  Easy to be induced to violence, so that seeing their barbarous acts, the conscience of the people be shaken and become  better disposed to accept “the intrinsic malice of all religious attitude.”

That is why the satirical media, disseminated around the world, financed by the same as always and even with Catholic appearance, as is the case of several Spanish ones — in reality buffoons at the service of evil — at their time interjected mockery against Mohammed. But their provocations are growingly directed against the persons and symbols that we Christians love. The Virgin Mary is the object of their constant agression,  They take care of offending Islam gravely but they rail with fury against that which we Christians most respect and venerate.

They know well that the religion of love will not fall into provocation, but at the moment they are happy with seeding the streets against anything religious,

domingo, 4 de enero de 2015

Mater dolorosa 

Prayer

by Manuel María Flores, Mexican poet, 1840-1895

Translated from the Spanish by Roberto Hope

To my sister Marina

Virgin of the misfortune, sorrowful Mother mine
seeking your consolation I kneel before your shrine
My spirit is so troubled, my life became so somber
my soul's been overwhelmed by waves of deep regret.

I feel I´ve been abandoned, have no one to accept me
there are times in my living of barbarous affliction
and lonesome... always lonesome, I have no one to gather
the very secret tears that from my sad heart flow.

It's true that, from the world in the corrupted current,
fell stripped off of their leaves the roses of my faith
while in pursuing the ghosts of my juvenile folly
running insanely, Lady, all about you I forgot.

That man's satanic pride did blind me in my folly
and in my troubled soul I let the doubt set in,
my lips failed to remember to say your name so holy
and from my foolish mind your image was erased.

All this is true..., but listen...! As a child I adored you
to the foot of your altars my mother showed the way
Where on her knees and weeping, the story she would tell me
of the tremendous Golgotha where Jesus His life gave.

And on your face I noticed the anguish and the loss
which on your forehead casted the shadow of a cross
your tears rolled down your face, your cape's color was black
the light, from a pale candle, under the gloomy light.

I was then just a child. Could not your sorrow grasp,
but loved, you oh my Lady, you know that love you I did!
how sweet and how immaculate would towards Heaven rise.
the infantile child's accent of my quite simple faith.

For that innocent faith, for that ardorous prayer
which, knelt beside my mother with her I would repeat,
Virgin of the misfortune, when at your feet I kneel
Virgin of the misfortune, please have mercy on me!

You see, august queen, the path, along the which we transit
a hundred generations sprinkled it with their tears
and we in our turn now water it with our very own weeping
and those to come will also sprinkle it with theirs as well

And in our path we march, leaving ripped on its thistles
the palpitating fragments of our broken heart
and we walk... and walk further... and our eyes cannot find
some respite in the journey, nor in the affliction truce.

But you are the hope, the light and our consolation
and with your eyes turned up, supplicate to the Lord
your hands are put together pointing up  towards heaven
you are praying for us, oh dear Mother of Sorrows!

In search for consolation I come up to your shrine
my soul so badly saddened and my embittered heart
and lay before your eyes, holy Lady, my sorrows
and with my tears gets soaked in my prayer my voice.

See not that by forgetting your image and your standing
to the winds of this world my beliefs I tossed out.
Please remember the small child, but the man disregard ...
my forehead´s on the dust...please forgive me... I sinned

Oh! for my faith when child, for the fervorous prayers
which, knelt beside my mother with her I would repeat,
Oh Virgin of the Sorrows, when at your feet I kneel
Oh Virgin of the Sorrows, please have mercy on me!

sábado, 3 de enero de 2015

De una Iglesia Laxa a una Iglesia Agnóstica

Reinventando a Dios


Editorial de Radicati nella fede, Hoja de noticias de la comunidad católica de Vocogno, diócesis de Novara, Italia.  Diciembre 2014

Tomado de: rorate-caeli.blogspot.com/2014/12/editorial-reinventing-god.html

Traducido del inglés por Roberto Hope

Un Dios que ya no exige nada del hombre es uno que no existe.  Sin embargo ésta ha sido la trágica consecuencia de la Iglesia Post-Conciliar, la cual al promover una visión secular de la misericordia ha llegado a un agnosticismo en la práctica. Si es cierto que existe el ateísmo práctico, o sea aquéllos que viven como si Dios no existiera aun cuando no nieguen su existencia, también existe un agnosticismo práctico, o sea aquéllos que hablan de un dios desconocido que no habla claramente a los hombres, de quien el hombre obtiene lo que quiere de acuerdo con las circunstancias; un dios que esencialmente está ahí sólo para validar, sin pedir mucho a cambio.

Ésta parece ser típicamente la situación de una gran parte del catolicismo de hoy en día, vivido concretamente por la mayoría de los bautizados.

Se proclama un dios de puro perdón, un dios consolador que no pide la conversión personal ni un cambio en la forma de vida. Un dios listo para aceptar nuevos cambios en la sociedad, listo para declarar que una inmoralidad, cuando se vive con un corazón sincero, no es, en esencia, realmente inmoral. Los debates con respecto al reciente Sínodo han dado amplia evidencia de esto. Al matrimonio ya no se le tiene consideración en nuestro Occidente en decadencia, por lo tanto apresurémonos a decir que Dios no está pidiendo su absoluta indisolubilidad. La gente ya no se casa, apresurémonos entonces a decir que, si hay amor sincero entre una pareja que cohabita, esto de alguna manera compensa la falta del sacramento.  Este tipo de actitudes no se relaciona solamente  con el matrimonio, pues podríamos citar muchos otros ejemplos.

A final de cuentas, podemos decir que estamos siendo testigos de una nueva forma de hablar acerca de Dios, un dios que nada le pide al hombre, un dios que nada prohíbe. En la época de las protestas el lema era “prohibido prohibir”.  Hoy en día esta consigna mora en la nueva Iglesia, la Iglesia del Post-Concilio: “Prohibido hablar de un Dios que prohibe”. Ésta parece ser la divisa utilizada para re-programar a los católicos comprometidos, pero sobre todo al clero. Se busca tener un clero acogedor que no le recuerde a nadie de la urgencia de convertirse.  Hablar del castigo, de la penitencia y del temor de Dios están prohibidos. Dicen que la gente necesita de consolación para recuperar su confianza en la Iglesia, así que: ¡no prohiban nada!  Ése es el tedioso estribillo.

De una sola tajada se ha borrado la Sagrada Escritura en su totalidad. o sea todos los Evangelios y el Viejo Testamento.  Se habla de un dios que no encontramos en ninguna parte de la Revelación; de un dios tomado prestado del secularismo masónico, pero que no tiene parecido con pasaje alguno de los evangelios. Un dios que no indica al hombre el camino de la vida alejándose del pecado; sino un dios que tiene prisa por validar lo que los hombres hacen cuando están intoxicados por el pecado.

Además, los esfuerzos de la jerarquía parecen a veces querer controlar sólo a aquella parte de la Iglesia que se toma su tiempo proclamando a un Dios que aborrece y castiga el pecado para que el hombre corrija su camino y vuelva a una vida santa. El “prohibido hablar de un Dios que prohibe” se convierte en “Ya no queremos una Iglesia que prohíba.” En efecto ¿queda aún algo que se prohíba en nuestras parroquias e iglesias?

Debiéramos preguntarnos en qué estarán pensando los fieles y los sacerdotes cuando se proclama la Palabra de Dios en la Misa, cuando oyen a los profetas anunciar castigos de Dios e invitaciones a la conversión, cuando se menciona el fin de los tiempos en los Evangelios, el juicio final y el Glorioso retorno de Cristo.

Es precisamente en estos tiempos, en que ha habido tanta discusión en la iglesia sobre el diálogo con los judíos, que el Viejo Testamento ha sido de hecho enteramente censurado. Es un dios moderno el que está al centro de muchas iglesias, un dios burgués que bendice las preferencias licenciosas con tal de estar con los tiempos, un dios que ya no le pide a uno nada.

Sin embargo, toda esta falsedad ya ha sido castigada. Sí, porque un dios que no te pide nada es un dios que de hecho no existe.  Esto es cierto en las experiencias de vida de la gente ¿qué caso tiene un dios que le dice al hombre que siempre está bien?

Hemos cavado nuestras propias tumbas. El catolicismo modernizado ha cavado su propia tumba predicando un dios que es pura indulgencia; se ha transformado en un catolicismo agnóstico, el cual aun sin negar la existencia de Dios vive separado de Él, pues para la Iglesia Moderna Dios no se conoce. Si Dios me dice que siempre estoy bien, si Él bendice a priori lo que yo elija, si Dios coincide conmigo y con mi voluntad, entonces Él desaparece de mi vida. Ésa es la tragedia de la Iglesia Post Conciliar: que se está volviendo agnóstica.

Y ésta es la razón por la que en la Iglesia se oye hablar tanto del mundo y casi nunca de Dios.

Al experimentar la Navidad, recordémonos a nosotros mismos, en cambio, que Dios vino al mundo, se hizo hombre y nos ha mostrado su cara. Él ha hablado a lo largo de los siglos en el Nuevo y en el Viejo testamento y nos ha pedido que le obedezcamos. Por consiguiente, debemos hacerle caso.

La iglesia debe simplemente ser el eco fiel del Señor que nos habla.

Nuestro Deber en Tiempos de Persecución Religiosa


Por Reverendo Padre Pierre de Clorivière

tomado de: http://www.sspxseminary.org/publications/rectors-letters-separator/rectors-letter/537.html

Traducido por Roberto Hope

Suponemos que algún día va a haber alguna interrupción de los males de esta revolución (suposición basada en el estudio de las Sagradas Escrituras). Pero debido a que el mal ha crecido a un punto tal que, sin una intervención maravillosa de Dios -- tan maravillosa que no hay ejemplo anterior de ella -- nuestro País nunca podría nuevamente levantarse, y debido a que esta interrupción no parece que vaya a suceder pronto, sino que habrá de ser concedida a tiempo para la conversión de los judíos y de los infieles, no hablaremos de esta interrupción como de algo incuestionable. Antes de proponer opinión alguna sobre este asunto, expondremos lo que parece ser apropiado para el caso de que no se restablezca un orden de cosas que sea favorable para la religión.

En tiempos de persecución menos violenta, pero durante los cuales la religión y quienes la profesan permanecen no obstante en un estado de opresión y sufrimiento, varias cosas son especialmente necesarias.

Para mantener entre el pueblo Cristiano el orden y la pureza de la fe y la uniformidad de comportamiento, y para lograr auxilio y consolación para los fieles, debe mantenerse el orden jerárquico. Este orden permite el apoyo y la propagación de la religión en un país, y es la principal contribución para restablecer el reino de Dios y la preservación de la fe de muchos. El celo de nuestros obispos les hará, de ser necesario, desdeñar el peligro y las inconveniencias de una vida de pobreza como la de los primeros discípulos de Jesucristo. Por su parte, los fieles por su amor a la religión y aun a riesgo de sus vidas, reconocerán su propia obligación de proveer para el sustento de la jerarquía con todo lo que sea necesario para el ejercicio de su ministerio pastoral.

Otro cuidado importante será el de proveer a esta infeliz nación con un número suficiente de sacerdotes, y no hay trabajo más esencial que el de dar a los candidatos al sacerdocio los medios para que se preparen perfectamente. Será necesario hacer todo lo posible por mantener el interés por la salvación de las almas, no sólo entre los clérigos sino también entre los fieles. Los cristianos, y especialmente los sacerdotes, deben estar preparados para sacrificarse por el bien espiritual de sus hermanos, especialmente cuando la necesidad es más urgente. Si no tienen el valor para hacer el sacrificio, se harán responsables ante Dios por la sucesión de males que, con un poco de interés, habrían atajado. Que todos los que se sientan más fuertemente atraídos a Dios se apresuren a mostrar este celo, pues los primeros en dar el ejemplo merecen una corona más gloriosa. Pero deben aspirar sólo a la gloria de Dios y estar preparados para sufrir. Su valor debe aumentar conforme los obstáculos se multipliquen, y deben encontrar su fuerza en el abandono total en la manos de Dios. Aquéllos que propondrían objetivos puramente humanos y que buscarían descansar no están aptos para la obra de Dios. Lo que se necesita son trabajadores que cuenten solamente con Dios y que, sin preocuparse de las cosas visibles, tengan sus ojos puestos constantemente en las cosas eternas. La empresa es muy grande y, tenga el éxito que tenga, podrá ser muy feliz sólo para aquéllos que se dediquen a ella. Y no basta trabajar para la generación presente, es también necesario pensar en las generaciones futuras para preparar los medios para la salvación de ellas.

Debemos insistentemente recomendar a los fieles que tengan cuidado constante en la educación de sus hijos. La preservación del depósito de fe depende de este cuidado, y sin él todos los demás cuidados serán inútiles. Este cuidado debe extenderse a todos los niños, de ambos sexos, desde una edad temprana hasta que estén enteramente formados.

Deben ser instruidos cabalmente acerca de las verdades y la evidencia de la religión cristiana, y no quedarse satisfechos con una instrucción rutinaria y superficial, como suele hacerse con demasiada frecuencia. Es necesario que los niños, de acuerdo con las capacidades de su edad y de su espíritu, sientan algo de la belleza, de lo sublime, de la admirable coherencia, y de la excelencia de todas las verdades cristianas, y que conciban lo deplorable que es la ceguera y la desventura de aquéllos que rechazan estas verdades para acoger mentiras. Todos aquéllos que, entre los fieles, tienen algún talento, no hallarán una mejor manera de emplearlo para el bien de la Religión y el agrado de DIos, que poniéndolo al servicio de la instrucción de los jóvenes, para inspirarlos con sentimientos cristianos que los preserven de la corrupción e incredulidad de nuestros tiempos.

Sería muy deseable que todos nosotros tuviéramos la misma forma de ver, hablar y comportarnos. Eso sería posible si todos permaneciéramos constantemente unidos a principios verdaderos, que no varían y son iguales para todo tipo de gente. Pero ¿cómo podemos esperar tal cosa, si desde los comienzos de la Iglesia San Pablo se quejaba de que aun entre los ministros del Evangelio, había muchos que se le oponían, que preferían sus propios intereses por encima de los de Jesucristo, y que adulteraban la palabra de Dios?

La debilidad, los sentimientos humanos, una falsa compasión, el ejemplo y el peso de la autoridad de personas que han caído en el error ellos mismos -- todos estos factores alejan a gran número de personas de los principios verdaderos y los conducen a desviaciones de las cuales les cuesta mucho trabajo apartarse.

Aquéllos que están de lleno en el camino de la verdad deben aguantar pacientemente a aquéllos que son engañados a fin de evitar romper la unidad, mientras la Iglesia no los haya condenado y su error no sea tal que lleve obviamente a las almas al abismo. Pero la condescendencia de los que siguen la verdad no puede llegar hasta transigir con doctrinas erróneas y perniciosas; deben tratar de apartar de ellas al mayor número posible de almas. Deben esparcir la luz verdadera, oponerse a mentiras y engaños, y todo esto en un espíritu de gentileza y caridad, con cuidado de exculpar al prójimo y de ser indulgente hacia aquéllos que muestren un deseo de volver a la verdad.

Los verdaderos principios son aquéllos que fueron enseñados siempre en la Iglesia Católica, aquéllos que se conforman con las doctrinas del Sumo Pontífice, aquéllos que están basados en razones sólidas y luminosas.

Aquéllos que no sostienen los principios verdaderos se dejan gobernar por sus propias debilidades, sus temores, o por ejemplos o decisiones acordes con sus inclinaciones naturales. El mal que resulta de ello es incalculable; son seducidos a hacer lo que es pernicioso y, sin quererlo, cooperan con los enemigos de la religión. Una conducta firme y valiente hubiera atajado el contagio, por lo menos parcialmente. La mayoría ha errado más por debilidad que por malicia. Recemos por que puedan admitir su error. Quisiéramos exculparlos tanto como fuera posible, y sería con gran alegría con que los viéramos reconsiderar sus pasos y les ayudáramos a reparar el daño que se han hecho a sí mismos y a los fieles por haberse alejado de la rectitud evangélica.

Que el pasado nos enseñe; el enemigo no cesará de ponernos trampas, uniendo el engaño a la violencia, a fin de turbar por seducción a aquéllos a quienes él perdió la expectativa de dominar por miedo. Convenzámonos de que el único medio de preservarnos de estos obstáculos es hacer una profesión abierta y valiente de nuestro apego a la religión, aceptando por adelantado todo el sufrimiento que esta profesión pudiera traernos, y hasta considerándolo un gran bien.

Virtudes necesarias en tiempos revueltos.
En una época en que la Iglesia no está menos confrontada por la furia de sus enemigos que en sus primeros años, se requiere una gran virtud en sus hijos, Una virtud mediocre no puede bastar para seguir siendo discípulos de Jesucristo; se necesitan de mayores gracias, mayores luces, en proporción a la multiplicación de los enemigos visibles e invisibles contra los cuales debe defenderse en todas partes. Como el objetivo que esos enemigos buscan es siempre perverso, estarían muy débiles para la conquista si no se armaran de mentiras. Hijos de la vieja serpiente, se enrollan en palabras que parecen inofensivas, y atrapan a los imprudentes en redes de ambigüedades. Aun así, se necesita gran discernimiento para reconocer, de entre aquéllos que gozan de alguna reputación de ciencia y de piedad, a aquéllos que deben ser consultados, qué grado de confianza merecen, y qué tan lejos podemos ir siguiendo su consejo. Por no haber hecho esto, muchos que han seguido ciegamente a guías ciegos han caído con ellos. Aun con relación a cosas que son abiertamente malas o falsas, podemos ser llevados al engaño por la autoridad personal de aquéllos que los apoyan o defienden, por el ejemplo de la mayoría o por miedo de hacernos demasiado notorios. Comenzamos por dudar: lo que antes nos parecía una verdad incuestionable ahora nos parece más problemática, acabamos adoptando lo que inicialmente nos horrorizaba.

Sólo la luz divina y una gran iluminación, una ayuda muy poderosa, puede protegernos contra esos peligros. Qué deberíamos hacer para obtener esa gran iluminación, esas fuertes y abundantes gracias? En épocas en que se clama la Justicia Divina por una magnitud desbordante de crímenes, debemos, conforme a las reglas de equidad, hacer nuestra parte por satisfacer su Justicia Divina, y no podemos esperar que Dios nos distinga por los efectos particulares de su misericordia, si no nos distinguimos por una fidelidad más generosa en servicio Suyo.

Debemos excitarnos por la gloria de Dios y la caridad hacia el prójimo. Tener una virtud que sólo sea común pudiera bastar para salvarnos a nosotros mismos, pero no salvaremos a otros. Es necesario adquirir mayor mérito ante Dios mediante una vida más santa, por el peso que el entusiasmo y la confianza darán a nuestras oraciones, y atraer la misericordia de Dios por medio de un desdeño generoso del tipo de vida y de todo lo que el mundo busca. Un acto de ardor de Phineas obtuvo el perdón para su pueblo; Aaron, con incensario en mano, detuvo la venganza divina; cinco hombres justos habrían salvado a Sodoma.

Ciertas virtudes son necesarias más particularmente en tiempos de persecución, para vivirlos sin debilitarnos. Primera de todas es la pobreza de espíritu tan recomendada por los Santos Evangelios. Aun cuando desprenderse de corazón de las cosas de este mundo es requerido de todos los cristianos, hay circunstancias en que se hace necesaria la renuncia. Esto era muy frecuente en los primeros tiempos de la Iglesia, cuando se amenazaba a los fieles con perder sus bienes y ser reducidos a la indigencia si no adoraban a los ídolos. Vivimos en una época en que el espíritu de pobreza será más necesario de lo que ha sido en muchos siglos. La razón es obvia, ya hemos visto el comienzo de los sacrificios necesarios. Pero, por otra parte ¿cuántos llamados cristianos han seguido la bandera de la impiedad por temor a pérdidas temporales, por el amor a sus bienes que reina en sus corazones? Es por lo tanto muy necesario mantener un desprecio sincero por estos bienes que no hacen a un hombre más grande; poseer estos bienes sin apego, que requiere que nos ejercitemos en privarnos de ellos; usar estos bienes con sobriedad y sin hacernos esclavos de la comodidad que nos proporcionan; saber cómo cuidarlos con esmero pero sin ansiedad, y estar preparados para separarnos de ellos sin lamentarlo. Estos bienes son como la lana del borrego, de la cual es bueno que se le descargue cuando se hace demasiado pesada. Para el cristiano que entiende y acepta el tesoro de la pobreza evangélica el mundo no posee los mismos peligros y, cuando es tentado, obtendrá victorias gloriosas.

jueves, 1 de enero de 2015

Los Laicos en la Iglesia


Por Frank J. Sheed

Este documento fue presentado ante el segundo Congreso Mundial por el Apostolado de los Laicos celebrado en Roma del 5 al 13 de octubre de 1957.

Tomado de http://www.catholicculture.org/culture/library/view.cfm?recnum=7864

Traducido del inglés por Roberto Hope

I. 
Sabemos que la Iglesia tiene dos divisiones, el clero y el laicado.  Los laicos son los de menor rango, si es que puede decirse que tienen rango alguno, pero en número son la gran mayoría.  Es acerca de la función de ellos en la Iglesia de lo que voy a hablar aquí.  Siendo miembros del Cuerpo Místico por el bautismo, tienen por función suprema el tomar parte, una parte pequeña pero real, en el ofrecimiento del Santo sacrificio de la misa.   Nada más de lo que hace un laico puede compararse con eso en su grandeza.

Del Sacerdocio de los Laicos — de lo que quiere decirse, por ejemplo, por meum ac vestrum sacrificum — otros dirán; maestros en teología y en la vida espiritual. Yo hablaré de lo que es el laico por su confirmación — milicia de la Iglesia Militante.  La iglesia en la tierra está en guerra; es por lo tanto un ejército.  Sus oficiales son el clero, nosotros somos la tropa, la simple soldadesca.  Debemos considerar nuestro papel en la guerra.

Para comenzar, debemos entender de qué se trata esa guerra.  Está luchándose no simplemente por engrandecer a la Iglesia, sino para atraer almas a su unión con Cristo.  Es la más extraña de las guerras, en la que se lucha por el oponente, no contra él.

Todo no creyente, así como todo católico, es un ser con un alma inmortal, hecha a la imagen y semejanza de Dios, por la cual murió Cristo.  No importa cuán hostil contra la Iglesia o contra Cristo pueda ser el no creyente, nuestro objetivo es convertirlo, no simplemente derrotarlo, y mucho menos destruirlo.  Nunca debemos olvidar que el demonio quiere llevar su alma al infierno al igual como lo quiere con la nuestra, y debemos luchar contra el demonio por esa alma. Podemos vernos forzados a oponernos a un hombre para evitar que ponga almas en peligro; pero siempre habremos de querer ganárnoslo, por la salvación de su propia alma.  Está en el poder del Espíritu Santo que debemos luchar, y Él es el amor del Padre y del Hijo; en la medida en que los soldados de la Iglesia peleen con odio, estarán luchando contra Él.

¿Quién debe enseñarles estas verdades?
Esta guerra se lucha con muchas armas, pero la principal es la Verdad.  Pues verdad es ver la realidad tal como es.  Los hombres que no saben lo que es Dios, lo que es el alma del hombre, cuál es el propósito de la vida y qué sigue a la muerte, simplemente no están viviendo en el mundo real.  Y ésta es la condición de la gran masa de la raza humana, Necesita que se le enseñen las verdades de Dios; del orden espiritual; del mundo por venir, pues los hombres no pueden vivir de acuerdo con una realidad que no ven — ni nos atrevamos a culparlos de no vivir una realidad que jamás les hemos enseñado.  Ante todo. deben llegar a ver y conocer a Cristo Nuestro Señor, en quien toda verdad está contenida y por quien se anuncia a los hombres.

Aquí debemos detenernos un momento a reflexionar sobre un hecho sencillo. Vivimos en un mundo muy ruidoso; nunca ha estado tan lleno de bullicio. El radio está encendido todo el tiempo y también la televisión; están los cines, los eventos deportivos, las revistas de publicación masiva, y nos inundan con periódicos; los automóviles corren por todo el rededor, las aeronaves cruzan el cielo.  En todo este estruendo ¿cómo puede oírse la verdad, la verdad revelada? Tenemos un gran Papa [en ese entonces era Pío XII, N. del T.], que expresa la verdad de una manera profunda, pero la gran masa de la gente jamás oye lo que él dice, simplemente no puede oir lo que él dice. Y así es con nuestros obispos, nuestros grandes predicadores y escritores — su voz puede llegar sólo a una pequeña minoría, con respecto al resto, están perdidos en el torbellino.

Sólo hay una voz que puede oírse, quitando la voz de la conciencia, y es la voz del hombre que le habla a su amigo — hablando con el vecino, con el hombre con quien se trabaja, con el hombre con quien se juega, con el hombre con quien se viaja.  Esa voz, y sólo ésa, puede lograr obtener la atención. Es por lo tanto esa voz de la que depende el ganar esta guerra en nuestro tiempo y en donde nos encontramos. El clero debe instruirnos a nosotros los laicos; a menos que aprendamos de ellos, sólo habrá pérdida también para nosotros; pero los laicos debemos transmitir el mensaje de uno en uno, a los no creyentes de uno en uno. Las reuniones tienen su lugar, y debía haber más de ellas, pero la lucha diaria, de minuto a minuto, sólo es posible si cada Católico está equipado para llevar la verdad a la gente con quien trate personalmente.

Para esto el laico debe estar equipado, sobre todo con las verdades acerca de Dios y del alma y de la próxima vida y de Cristo nuestro Señor.  No es necesario que esté adiestrado para argumentar, o que sea capaz de probar la existencia de Dios o la espiritualidad del alma, por ejemplo.  Lo esencial es que sepa lo que las mismas verdades significan, y la diferencia que ellas producen; y no sólo saber estas cosas, sino ser capaz de expresarlas.

Sin expresarla, la verdad permanece muda en nosotros, sirviendo a nadie más que a nosotros mismos.  Primero aprendemos la doctrina, luego comenzamos de nuevo otra vez aprendiendo a expresarla, pues hay una gran brecha entre ver y expresar las realidades espirituales. Debemos sobre todo estudiar la mente a la cual van a ofrecerse las doctrinas — lo que ella ya contiene y de lo que carece, cómo funciona, las palabras que conoce.

Pero la forma de expresarlas no es el problema inmediato; demasiados laicos no conocen suficientemente bien estas verdades para expresarlas aunque sea mal. Saben, o por lo menos les han sido enseñadas, las maravillosas fórmulas del Catecismo en las cuales se consagran esas verdades, pero no comprenden lo que las fórmulas en realidad dicen; y por lo tanto no pueden presentarlas de manera que otro hombre sea convencido de que vea su belleza, y mucho menos de que entienda la diferencia que harían en su vida si las aceptara.

Consideren la comprensión que el laico promedio, no especialmente instruido, tiene de la doctrina de la Santísima Trinidad. Sabe que hay tres Personas en un solo Dios, y que las Personas son llamadas el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.  Pero esto es casi todo lo que sabe, seguramente es todo lo que puede expresar en palabras.  Siempre que va más allá, hace retorcerse al teólogo. ¡Qué tan seguido hemos oído a algún laico decir: “Pobre Espíritu Santo, lo olvidamos tanto”!. En otras palabras, se tiene lástima del Espíritu Santo porque no le damos la atención suficiente, de modo que simplemente Él tiene que conformarse con la compañía del Padre y del Hijo.

Esto, dice usted, es una bárbara sandez, que sólo puede oírse de labios de un católico muy mal instruido. Pero el católico mal instruido es frecuentemente una persona con buena educación secular.  Uno ha conocido a profesores universitarios católicos... Fue, en efecto, un laico muy importante quien, habiéndosele preguntado cómo podría Dios estar en tres Personas, contestó “Dios es omnipotente, y puede estar en tantas personas como Él quiera”.  Yo, como miembro de la Cofradía de Evidencia Católica, que lleva a cabo reuniones al aire libre en Hyde Park y en toda Inglaterra, soy uno de esos que examinan a grandes números de laicos que se unen a la Cofradía a fin de recibir instrucción para su obra. Tengo registro de un diálogo que oigo frecuentemente:

Se le pregunta al alumno si Dios murió en la Cruz. Contesta instantáneamente “Sí”. Luego se le pregunta “¿Que pasó con el universo mientras Dios estuvo muerto?” En casi todos los casos la respuesta es que no fue Dios quien murió en la Cruz sino la naturaleza humana de Cristo. Esta es una forma de la herejía Nestoriana. Fue condenada hace quince siglos en el concilio de Éfeso, pero aun los católicos educados siguen cayendo en ella cuando se les presiona. He dicho que ésta es la respuesta que dan casi todos. De cuándo en cuándo recibimos una respuesta diferente — “Fue sólo la segunda persona la que murió en la Cruz, las otras dos sobrevivieron y sostuvieron el Universo hasta su Resurrección”. Como noción de la Santísima Trinidad ésta llega los límites de la fantasía.

He seleccionado tres ejemplos de entre docenas; todos ellos ilustrando la infeliz realidad de que los laicos católicos con frecuencia no dan evidencia de comprensión alguna de la doctrina de la Trinidad, y ciertamente no pueden hacer que la acepte ningún otro hombre. Pero la Trinidad es Dios; lo que no es la Trinidad no es Dios. El soldado de la Iglesia es casi incapaz de luchar con efectividad a menos que lo haga mejor.

Hay un sector de la humanidad con relación al cual nuestra inhabilidad de hablar de la Santísima Trinidad de manera inteligente es especialmente vergonzosa así como especialmente desastrosa — específicamente los judíos. El judío es monoteísta hasta la médula de los huesos, y la doctrina de la Trinidad se le planta como un león en su camino, precisamente porque parece negar la unicidad de Dios a la cual se ha aferrado a través de los siglos y de los milenios. Si le pregunta de ella a sus amigos católicos, o se niegan a contestarle o se embarcan en una explicación que le deja convencido de que los católicos, en efecto, creen en tres Dioses, ya que ellos llaman Dios al Padre, Dios al Hijo y Dios al Espíritu Santo, al tiempo que son enteramente incapaces en absoluto de dar una luz sobre cómo éstos tres pueden ser un solo  Dios.

No estoy sugiriendo, por supuesto, que todo laico católico deba ser capaz de hacer una exposición teológica completa, sea de éste o de cualquier otro de los dogmas de la Iglesia. Pero sí estará fallando como soldado si no puede hablar de ellos inteligentemente, transmitiendo lo suficiente de su significado y de su importancia, por lo menos para despertar el interés del otro hombre, y posiblemente lograr que acuda a un sacerdote a que le dé mayor instrucción.

Estamos inclinados, nosotros los laicos, a consolarnos con la seguridad de que la teología es para el clero, y de que cumplimos nuestro deber dando un buen ejemplo. Pero sería un soldado muy peculiar aquél cuyo deber fuera sólo el de dar un buen ejemplo. Es de un valor enorme que lo hagamos, pero en sí mismo es insuficiente. Los no creyentes con frecuencia se impresionan con la bondad, la amabilidad y la falta de egoísmo de algún católico que ha cruzado su camino — impresionados hasta el punto de preguntarse si su excelencia no tendrá algo que ver con su religión. Entonces le piden que les explique su religión. Si contesta inteligente y persuasivamente, el resultado será bueno, el episodio podrá acabar por lograr que el no creyente reciba instrucción de un sacerdote. Pero si el católico contesta sandeces, entonces el no creyente acabará por irse, tan convencido como antes de lo bueno que es ese católico, pero también de que su religión nada tiene que ver con eso.

Toda experiencia parece demostrar que nosotros los laicos no enseñamos mucha verdad a nuestros conocidos.  Lo que es más notable es que en nuestra falta de enseñar no nos damos cuenta de un falta a nuestro deber. Si en cualquier grupo, que se reúna en cualquier parte, en nuestra ciudad, o en un tren o en un barco o en un avión — sucede que hay un comunista, todo el mundo lo nota de inmediato. Si sucede que hay un católico, la probabilidad es que de plano nadie lo descubra.  El comunista se consume con una pasión de propagar las doctrinas que considera verdaderas; el católico no tiene esa pasión. No es que amemos la fe menos que el comunista ama su comunismo.  Hay otra prueba de amor además de la voluntad para ganar conversos; esa es la disposición a morir.  Y los católicos siempre han mostrado esa disposición en la medida más heróica. En aquellas partes del mundo donde la fe puede ser servida entregando la vida, la Iglesia tiene sus mártires. Pero en la mayor parte del mundo eso no es así.  Lo que la Iglesia necesita de nosotros no es nuestra vida, sino nuestro testimonio, el testimonio de nuestra vida y el de nuestras palabras.

¿Por qué nosotros los laicos fallamos en dar testimonio con nuestras palabras? Casi invariablemente el laico quisiera pronunciarse por la verdad — no convencer a otros de aceptarla, esa idea difícilmente se le ocurre — o por lo menos defenderla de los ataques. ¿Por qué permanece en silencio? Usualmente por una sensación de que no la conoce lo suficientemente bien, de que si se pone a discutir, perderá.  Y esto es probablemente cierto. Pero ¿por qué no está equipado para este deber tan urgente? Porque la mayoría de los católicos no ven lo que es la naturaleza de la guerra ni cómo podrían ayudar a ganarla.

No ver hechos tan obvios significa que no han usado sus ojos. Bien se ha dicho que si no usamos los ojos para ver, los usaremos para llorar.  La Iglesia, lo sabemos, al fin habrá de triunfar. Pero en un tiempo y en un lugar determinado ella puede ser derrotada. En nuestro tiempo y en donde vivimos no parece estar triunfando.

Pues no se necesita ser un gran experto militar para predecir el resultado de una guerra en la que un gran número de los soldados no pelean, ni siquiera saben que hay una guerra. Los oficiales son esenciales, y la obediencia a ellos es esencial.  Pero un ejército en el que sólo los oficiales pelean es probable que no tenga un éxito espectacular en guerra alguna, y menos en la guerra que la Iglesia está peleando por las almas de los hombres.  Pues la gran masa de la gente que estamos luchando por ganar jamás ven a un oficial ni oyen la voz de un oficial. Nos ven a nosotros.  Sería exageración decir que oyen nuestra voz.

II.
Un laico no sólo es soldado, es un hombre; y como en todas las guerras, su calidad soldadesca dependerá de la calidad de su hombría.  Hemos hablado de lo que el católico debería estar haciendo para ayudar a otros a alcanzar su salvación. Hablemos ahora de lo que el laico debería estar haciendo en el campo de la doctrina para su propio bien espiritual, para su desarrollo como miembro del Cuerpo de Cristo. Comencemos al nivel más elemental.

Todo hombre es una unión de materia y espíritu. Hasta aquí no hay diferencia entre el laico y el sacerdote; ambos tienen la misma estructura humana, las mismas necesidades humanas. Como objeto material, el cuerpo de un sacerdote en nada difiere del cuerpo de un laico.  Ambos necesitan de alimento, y perecerían sin él; ambos necesitan de luz y no pueden vivir sin ella.

Todo eso es tan obvio que pueden ustedes pensar que estoy llevando al extremo mi promesa de comenzar a un nivel elemental.  Parece demasiado elemental para de plano tener que decirse. Pero nos lleva a un punto que, siendo igualmente elemental, no siempre es reconocido por los laicos. Saben que, como objeto material, el cuerpo de un sacerdote y el de un laico no difieren.  No siempre se dan cuenta de que, como objeto espiritual, el alma de un sacerdote y la de un laico tampoco difieren. Ambas son espíritus que constituyen el principio de vida del cuerpo; ambas tienen las facultades de intelecto y voluntad; ambas están en contacto con el mundo exterior a través de los sentidos del cuerpo. De ahí se desprende que ambas tienen las mismas necesidades — las mismas necesidades personales, por supuesto, no las mismas necesidades para desempeñar su cargo. El sacerdote tiene un cargo que el laico no tiene y poderes y deberes que van con el cargo.  Pero en lo que el alma  necesita simplemente por ser un alma humana, no hay diferencia.

Así pues, por tomar el ejemplo más obvio, todas las almas, laicas y clericales, necesitan de Bautismo, Confirmación, Penitencia, Comunión y Extrema Unción.  Para cumplir esta función en la Iglesia, el sacerdote necesita recibir el Orden Sacerdotal; para cumplir esa otra, menos elevada, función, de la cual depende la continuación de la Iglesia, el laico necesita del Matrimonio.

Todas las almas, simplemente por ser almas humanas, necesitan de la Verdad, de la verdad revelada. Debido a que el sacerdote tiene el deber oficial de enseñar la verdad, tiene una obligación mayor de aprenderla y dominar su exposición. Pero como bien para uno mismo, la verdad revelada es igualmente buena para todas las almas, todas por igual sufren una pérdida por no poseerla, o por poseer menos de ella que lo que está disponible.

La verdad no es simplemente un arma a ser usada en la guerra por ganar las almas de otros.  Es alimento para la mente y es luz para la mente; sin ella nuestra propia mente carecerá de alimento y de luz.

Es alimento. Nuestro Señor le citó el Deuteronomio al demonio: “No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que procede de la boca de Dios”.  Las palabras que Dios expresa — mandamientos para nuestros actos, verdades para nuestra vista — son más vivificantes, más nutritivas aún que el pan que nutre a nuestro cuerpo. Pues el intelecto existe para conocer la verdad, y nada más lo puede nutrir, y las verdades supremas están por encima del intelecto o del poder de hombre alguno para descubrirlas. Pueden ser conocidas por el intelecto, y por lo tanto nutritivas para el intelecto, solamente si Dios las revela. Es una peculiaridad del alimento el que sólo nutre a aquéllos que lo comen; no somos nutridos por el alimento que alguien más ha comido. La teología que conocen los teólogos no nutre al laico haste que él también la aprenda.  Pero la necesidad personal de su alma para alimentarse es tan grande como la de ellos,

Por lo tanto, la verdad es buena.  La verdad también es luz: poseyéndola vemos la realidad como es, vivimos mentalmente en el mundo real. ¿Cómo hemos de ver la realidad tal como es? La mayor parte de ella para nada puede ser vista por los ojos del cuerpo.  Nuestros ojos corporales no pueden ver a Dios o el orden espiritual o el mundo por venir. Y no obstante que la mente, utilizando sólo sus poderes naturales, puede ver algo de ésto, lo que puede ver es sólo un fragmento de la realidad. La mayor parte puede saberse sólo si Dios la revela.  Aquéllos que no saben las cosas que sólo pueden conocerse por revelación están viviendo tan solo en un suburbio de la realidad; es patético que pudieran pensar que están viviendo en la totalidad de ella.

Así pues, el hombre enteramente ajeno a la verdad revelada está viviendo una vida desnutrida y en la obscuridad.  El católico nunca puede vivir en tal pobreza. Tiene la Sagrada Eucaristía como su alimento, y algo de las verdades de la revelación que no puede dejar de conocer.  Sin embargo, en tanto no haya comprendido la realidad que las doctrinas tienen por objeto traerle, estará, en el mejor de los casos, viviendo una vida subalimentada y a media luz.  Entre el no creyente que no acepta la doctrina de la Trinidad y el católico que la acepta pero que no sabe lo que significa, la diferencia no es tan grande como pudiéramos querer. Aceptar la doctrina como verdadera — y aun estar dedicado a ella — pero sin tener una verdadera comprensión de lo que significa, hace imposible nutrirse de ella, imposible de ser iluminado por ella.

Religiosamente es analfabeta.  Antes de la invención de la imprenta, el analfabetismo era casi universal; hasta los nobles, hasta los reyes, no sabían leer. Sólo los clérigos sabían leer.  En el orden secular esa condición dejó de existir. Pero en el orden religioso sigue existiendo — sólo los clérigos pueden leer.  Hay, por supuesto, laicos que sí pueden, pero son una muy pequeña proporción del cuerpo entero como para alterar la regla general.

El analfabetismo religioso era bastante malo cuando de todas maneras prácticamente nadie sabía leer.  Pero lo que ahora tenemos es más extraño y más peligroso. Ser secularmente letrado pero religiosamente iletrado produce un desbalance en el hombre.  Se encuentra con dos ojos que no se enfocan — un ojo agudo que ve la vida como la ve el mundo y un ojo débil que ve la vida como la fe declara que es.  La tentación es apabullante de cerrar uno de los ojos, y naturalmente será el más débil.

No es estrictamente necesario, decimos a manera de defensa, que el laico sepa teología. Sólo el amor es esencial. Pero ¿cómo puede uno amar a Dios y no querer saber todo lo que pueda saberse de Él? El amor desea conocimiento y el conocimiento sirve al amor. Cada verdad que aprendemos de Dios es una nueva razón para amarlo.  Después de todo, la razón de amar a Dios no es que nuestros maestros lo amen y nos comuniquen su amor: es que Él es digno de amor, y que nosotros podemos saberlo. Será sujeto de nuestro amor sólo sabiendo lo que Él es. El amor debe fluir a las emociones; no debe tener su raíz en ellas.  El amor no es enteramente amor mismo ni es invulnerable, a menos de que también se tenga conocimiento de su objeto.

Lo que aplica al amor de Dios aplica a todo amor — nuestro Señor y su Madre, por ejemplo. Aplica al amor a la Misa.  La función suprema del laico, lo hemos afirmado, es la parte que le toca — pequeña en comparación con la del sacerdote, pero real — en el ofrecimiento de la misa. Pero ¿cuántos de nosotros ven eso como la cosa suprema que hacemos? Muchos de nosotros piensan que difícilmente vale la pena ir a misa entre semana si por alguna razón no vamos a recibir la comunión.

Observe la frase “ir a misa”. Es miserablemente inadecuada: parece decir que hacemos todo lo que se requiere de nosotros con sólo estar ahí. Pero no se trata de que simplemente nos sentemos, nos paremos y nos hinquemos devotamente mientras se ofrece la misa.  Se trata de que nosotros la ofrezcamos.  Y si no hemos comprendido lo que la Iglesia tiene que enseñarnos de la Santísima Trinidad, nada sabremos de lo que se está ofreciendo en la misa, o a quién se le está ofreciendo, o por qué. No sabremos lo que estamos haciendo — condición increíble para cualquiera que hace un ofrecimiento.

Volviendo a nuestra primera pregunta ¿qué clase de soldado será un católico que no esté instruido? Dando tumbos en la obscuridad y ni siquiera dándose cuenta de que está obscuro, desnutrido y ni siquiera con hambre de recibir más, no está en condición de enseñarles a otros la realidad. Sólo un laicado que viva enteramente en la realidad estará equipado para mostrársela a otros y convencerlos de que quieran también vivir en ella. Esa es la guerra de la Iglesia.