Impide Vampirestat

sábado, 25 de enero de 2014

La Ley Natural Prescribe el Ofrecimiento de Sacrificios
(aun cuando no lo prescriban algunas religiones)

Por Francisco Romero Carrasquillo.

Traducido del inglés por Roberto Hope.
Tomado de: http://iteadthomam.blogspot.mx/2013/09/the-natural-law-prescribes-offering-of.html?

Estoy trabajando en un escrito sobre la religión natural según Santo Tomás de Aquino. El siguiente asombroso texto de la Summa Theologiae Iia – IIIae me ha dado mucho que pensar
La razón natural le dice al hombre que está sujeto a un ser superior en virtud de los defec­tos que percibe en si mismo, por los cuales necesita de la ayuda y dirección de alguien superior a él; y quien quiera que pudiera ser ese ser superior, todos lo conocen como Dios. Ahora bien, así como entre las cosas naturales, las inferiores están naturalmente sujetas a las supe­riores; de la misma manera, es un dictado de la razón natural, de confor­midad con la inclina­ción natural del hombre, el que el hombre deba rendir sumisión y honor, de la manera que le es apro­piada, a aquello que está por encima de él. Ahora bien, el modo que es apropiado para el hombre es el de emplear signos sensibles para signifi­car cualquier cosa, ya que él deriva su conocimiento de las cosas sensibles. Luego, es un dictado de la razón natu­ral el que el hombre deba utilizar ciertas cosas sen­sibles, ofreciéndoselas a Dios en señal de su sujeción y honor a Él, de la misma manera como lo hacen aquéllos que ofrecen presen­tes a su señor en reconocimiento de su auto­ridad. Así pues, esto es lo que queremos decir por sacrificio, y consecuentemente el ofre­cimiento de sacrificios viene de la ley natural. [1]
Detengámonos a pensar por un momento: la ley natural ordena el ofrecimiento de sacrificios físi­cos; o sea la inmolación real de una víctima (hostia) a Dios, en reconocimiento de nuestra dependencia de Él. Dado que la gracia, lejos de destruir la ley natural, la perfecciona, se coli­ge que el mandamiento de nuestra Santa Religión de ofrecer el Santo Sacrificio de la Misa constituye de hecho un caso en que la ley positiva (divina) hace específica la ley natural. [2]
Entonces ¿qué debemos concluir de las religiones que, por una u otra razón, niegan en última instancia la necesidad real del hombre de ofrecer sacrificios a Dios, como sucede en el Islam, en el judaísmo post-cristiano y en el protestantismo? Parece que esto podría ser fundamento para un argumento filosófico contra la verdad de esas religiones (¿o por lo menos contra su idoneidad moral?)
Notas:
[1] ST II-II.85.1c: [N]aturalis ratio dictat homini quod alicui superiori subdatur, propter defectus quos in seipso sentit, in quibus ab aliquo superiori eget adiuvari et dirigi. Et quidquid illud sit, hoc est quod apud omnes dicitur Deus. Sicut autem in rebus naturalibus naturaliter inferiora superioribus subduntur, ita etiam naturalis ratio dictat homini secundum naturalem inclinationem ut ei quod est supra hominem subiectionem et honorem exhibeat secundum suum modum. Est autem modus conveniens homini ut sensibilibus signis utatur ad aliqua exprimenda, quia ex sensibilibus cognitionem accipit. Et ideo ex naturali ratione procedit quod homo quibusdam sensibilibus rebus utatur offerens eas Deo, in signum debitae subiectionis et honoris, secundum similitudinem eorum qui dominis suis aliqua offerunt in recognitionem dominii. Hoc autem pertinet ad rationem sacrificii. Et ideo oblatio sacrificii pertinet ad ius naturale.
[2] Cf. ST I-II.95.2c: [S]ciendum est quod a lege naturali dupliciter potest aliquid derivari, uno modo, sicut conclusiones ex principiis; alio modo, sicut determinationes quaedam aliquorum communium. Primus quidem modus est similis ei quo in scientiis ex principiis conclusiones demonstrativae producuntur. Secundo vero modo simile est quod in artibus formae communes determinantur ad aliquid speciale, sicut artifex formam communem domus necesse est quod determinet ad hanc vel illam domus figuram. Derivantur ergo quaedam a principiis communibus legis naturae per modum conclusionum, sicut hoc quod est non esse occidendum, ut conclusio quaedam derivari potest ab eo quod est nulli esse malum faciendum. Quaedam vero per modum determinationis, sicut lex naturae habet quod ille qui peccat, puniatur; sed quod tali poena puniatur, hoc est quaedam determinatio legis naturae. Utraque igitur inveniuntur in lege humana posita. Sed ea quae sunt primi modi, continentur lege humana non tanquam sint solum lege posita, sed habent etiam aliquid vigoris ex lege naturali. Sed ea quae sunt secundi modi, ex sola lege humana vigorem habent.

No hay comentarios:

Publicar un comentario